sábado, 26 de septiembre de 2020

¿Los peores políticos?

Leo en las redes sociales que Risto Mejide ha dicho en su programa que, en España, ¿o es en Mundo?, está la peor clase política de la historia, en el peor momento de nuestra historia.

No es por llevarle la contraria a Risto, pero sin defender absolutamente a nadie que cada palo debe aguantar su vela, le digo que ha leído y estudiado muy poca historia de España, porque en este país llamado España y en el Mundo en general hemos tenido malos, muy malos y supermalos políticos a espuertas.

Por cierto, habría que decirle a Risto que también tenemos de las peores televisiones de todos los tiempos.

domingo, 6 de septiembre de 2020

Un beso siempre está bien


Esta mañana revolviendo y ordenando, que llevo unos días con el orden carpetas de ordenador, en dónde hay fotos, escritos periódicos, PDF, etcétera, etcétera, etcétera, que yo no sé para qué puñetas tengo yo que ponerme a ordenar nada con lo bien  que está todo como está, he encontrado la foto que aquí pongo y me ha recordado esa campaña que hizo el Ayuntamiento el año 1914, ¡como pasan los años!, y que me pareció muy bonito lo de Un beso siempre está bien, pero ahora me he acordado que no sé cuándo podremos volver a utilizarla, porque en estos momentos lo del beso está como de capa caída, nadie se atreve a dar beso a nadie, ni siquiera a los familiares directos, y es una desgracia.

Ya es una desgracia que no nos atrevemos a ir dando besos a nadie porque Un beso siempre está bien, hasta para mí, que no soy nada besucón.





domingo, 23 de agosto de 2020

¡Dejad a los niños en paz, carajo!

 Estos días, bueno estos días no, que llevan así unos pocos de meses, incluidas vacaciones, que un grupo de gente se supone que, con la buenísima idea de molestar y fastidiar, se van a la puerta de la residencia o la residencia de vacaciones de los hijos del vicepresidente del Gobierno. A mí que ni soy de Podemos, ni me caen especialmente bien Pablo Iglesias, ni Irene Montero, me parece una barbaridad lo que se viene haciendo con unos niños a los que se molesta, se acosan, se asustan y hasta se puede considerar que están haciendo bullying, y en definitiva ya creo que sería hora de que interviniera el Defensor del Menor, porque estoy convencido que lo que se están haciendo esos energúmenos es un delito contra los menores. ¿O acaso les gustaría que se lo hiciesen a sus hijos con mascarillas con la banderita de España incluida?

Es que él dijo…. Dijera lo que dijera, esos energúmenos pueden ir a molestar, a fastidiar, a joder al vicepresidente o a la ministra en su trabajo, en sus visitas o donde les dé la gana, pero no molestando, fastidiando o jodiendo a niños pequeños, que ni son vicepresidentes, ni son ministros, ni quien sabe si cuando sean mayor serán de Podemos.

Es que cuando se hacía a… Nunca, nunca, nunca nadie le ha hecho ningún acoso semejante de meses a los hijos de ningún político, que los mayores lo llevan en el sueldo.

Iba a decir que por favor dejaran ya tranquilos a esos niños, pero que carajo, nada de favor, dejen tranquilos a esos niños y a todos los hijos de todos los ciudadanos españoles. Ah, y a vosotros medios de comunicación fachillas, que tanta gracia os hace que se moleste a unos niños, ¿no os habéis  dado cuenta que eso esta en contra del  código deontológico de todo periodista?

Claro, que lo más seguro es que me preguntéis que eso que es.

Cocogua

 Mi amigo El  Pirata me manda una foto de Enrique y Ana. Una foto un tanto diferente.


domingo, 2 de agosto de 2020

Edificios reales

No sé si ustedes se habrán fijado, y si no obsérvenlo a partir de ahora, que, a los promotores, a las constructoras y a todo el que tiene que ver con la edificación de edificios les gusta los nombres rimbombantes para los mismos. Todos vienen a ser príncipes, princesas, infantas y todo parecido.
Si, sí. Yo no sé porque tienen esa esa manía por ponerle nombres de nombres rimbombantes cargos, pero ahora estoy pensando: ¿Se imaginan como deben estar aquellos que le pusieron al edificio o construcción el nombre de Rey Juan Carlos o de príncipe Juan Carlos?
Seguro que andan como locos dándole martillazo a los azulejos intentando quitarlo, por eso a veces es más bonito ponerle un nombre bonito e incluso sencillo que uno rimbombante que nos haga hacer el ridículo en todo el barrio.