sábado, 10 de febrero de 2018

El granjero, el tigre y la policía

Estoy imaginando el cachondeo que deben tener en Aberdeenshire, en Escocia, con la policía de la ciudad, desde que un granjero de la zona llamó para decir que en su granja había visto nada más y nada menos que un tigre suelto.
Pues nada, hasta la granja de Bruce Grubb, que así se llamaba el que había avisado, se desplazaron seis coches de policía y una unidad armada, pero he aquí que todos se quedaron como el que no quiere la cosa dentro de los coche, y además sin abrir las ventanilla, no fuera a ser que el tigre, que permanecía inmóvil, se abalanzara sobre ellos.
Tres cuarto de hora parece que estuvieron los policías dentro del coche sin salir, y el tigre sin mover un músculo, hasta que el granjero Bruce, ya cansado de que ninguno hiciera nada se subió a un camión, se acercó al tigre y descubrió, ¡oh, sorpresa!, que el fiero tigre era de peluche, por lo que supongo que los policías se irían sin bajarse de los coches, antes que el granjero se acercase y les tomase el pelo, aunque su venganza ha sido terrible, porque declaró a los periódicos que se negaron a salir del coche o incluso a bajar las ventanillas.

jueves, 8 de febrero de 2018

Las patatas fritas de McDonald’s y el pelo

Qué cosas hemos de leer cada día, porque resulta que unos científicos de la Universidad de Yokohama, en Japón, han dicho que existe una relación directa entre el consumo de patatas fritas de McDonald’s y el crecimiento del pelo.
La verdad es que no se qué componente de las patatas fritas tiene las de la tienda de hamburguesas que hace que combata la calvicie, claro que a lo mejor es que el experimento lo patrocina dicha marca, que también puede ser.
El profesor Junji Fukuda, que es el padre de la noticia ha dicho que el método es sólido y prometedor, y que mejore la terapia regenerativa del cabello humano para tratar la pérdida de pelo, como la alopecia androgénica.

Lo que no dice la noticia es la cantidad de patatas que debemos comer, porque se trata de comer y no de ponerlas en la cabeza,  para tener una buena melena, ni como se nos va a poner la barriguita.

lunes, 5 de febrero de 2018

Rahola y la Gala del Cine

Que dice la pija escritora y periodista Pilar Rahola, que no entiende por qué el sábado pasado durante la Gala de los Premios Goya, nadie se acordó de sus presos políticos en sus reivindicaciones.
Por lo visto la Rahola, y pongo la porque por lo visto es una costumbre catalana, no se ha enterado que era la Gala del Cine, es decir que nada que ver con los políticos, y además la Gala del Cine Español, que según sus ideas no tiene nada que ver con la república catalana, ¿no?.
Por lo visto Rahola también es de la que quieren poner una vela a dios y otra al diablo.

Claro que también puede ser que yo le tenga manía, no se.

jueves, 1 de febrero de 2018

Relato del Pirata: El jardín del duque de Alba

Mi amigo El Pirata de vez en cuando me manda un articulito, que yo publico en mi blog y que por supuesto no tienen nada que ver con la realidad, son simplemente fruto de la mente calenturienta de El Pirata, ¿O no?.
- Oigaaaa, mire que quiero rediseñar los jardines de mi palacio.
- Ah, bien. ¿yyyy?.
- Que quería a ver si me podíais enviar unos cuantos becarios…
- ¿Para qué le hagan el trabajo?. 
- Oiga, ¿usted no sabe quién soy yo?.
-  No, pero no creo que eso sea tan importante. 
- Yo soy nada más y nada menos que el Duque de Alba, ¡De Alba!, y los jardines que quiero rediseñar son los del palacio de Liria, en Sevilla.
- Pues muy bien. ¿Sabe usted que esto es Ingeniería Agrícola de la Universidad de Sevilla?. 
- Claro, por eso les llamo, porque quiero que me rediseñen el jardín. 
- Mira que cosas…
- ¿Se imagina lo importante que es para un futuro ingeniero agrícola decir que ha trabajado para el duque de Alba?.
-  ¿Y cuanto le va a pagar el Sr. Duque de Alba a los becarios?. 
- ¿Pagarrrrrrrr?. No, no, no. Yo no pienso pagarle absolutamente nada. Es una beca a coste cero. 
- Eso está muy bien, claro, claro. Absolutamente nada. 
- Son becarios… 
- Oiga es que la palabra becario viene de beca, que es una subvención para realizar estudios o investigaciones, no para cortarle el césped de su jardín. 
- Podría decirme quien es usted… 
- Yo soy la telefonista de la universidad… 
- Y como se permite una telefonista… 
- No, no, no. Yo no me permito absolutamente nada. Mande la solicitud, a ver si hay algún alumno que quiera ir a su palacio. 
- Vale, ya mandaré la solicitud.

El Pirata

miércoles, 31 de enero de 2018

Avión y 60 fontaneros

Leo que un avión noruego se vio obligado a aterrizar de urgencia, porque había un problema en el wáter.

Esto, que podría ser algo cotidiano y normal, resulta curioso cuando nos enteramos que en ese avión viajaban nada más y nada menos que sesenta fontaneros, que eran de la compañía noruega Rorkjop, que realizaban un viaje de empresa, aunque parece que ninguno de ellos pudieron resolver el problema.

domingo, 28 de enero de 2018

Máquina de planchar

Desde luego comprendo que lo de planchar o doblar la ropa es una de las tareas mas jartibles que puedan existir, aunque alguna gente dice que les relaja.
Yo, la verdad, es que nunca he planchado, o si he planchado algo ha sido un verdadero desastre, porque la ropa me sabe fatal y yo acabo de los nervios.
Pues debemos aprender de todo, me diría alguien, pero yo desde que me jubilé he aprendido a ponerme sólo ropa que no se arruguen, y hoy veo en los medios de comunicación que han creado, en Estados Unidos y por lo visto sólo para la gente de Estados Unidos, por lo pronto, los de los demás países que se jodan planchando, una máquina que ella solita plancha y dobla. Todo un invento.

No estoy yo muy convencido que me comprara una a 820 euros, más impuestos, y después tener que buscar espacio para otro tiesto, porque imagino que será grande, no como una caja de zapatos que la metes en cualquier sitio.

sábado, 27 de enero de 2018

Un Vang Gogh, no. El váter

Paisaje con nieve
Parece ser que es totalmente normal que los presidentes de los Estados Unidos pidan a los museos obras en préstamo para la Casa Blanca, y esta vez fue Donal Trump el que solicitó al Guggenheim, un cuadro de Vicent Vang Gogh, titulado Paisaje en la nieve.
Pero el museo parece que le ha dicho aquello que si quieres arroz Melania, porque lo que le ha ofrecido es una obra titulada América, del italiano Maurizio Cattelan, que es nada más y nada menos que una taza del váter de oro.
Parece ser que las relaciones entre el presidente y la directora artística del museo no deben ser muy buenas.
El váter ofrecido tiene una valoración de un millón de dólares, se la considera una sátira sobre el exceso de riqueza de la nación y durante un tiempo estuvo instalado en uno de los baños públicos del museo, para que los visitantes lo pudieran utilizar.

Estoy imaginando a la directora del museo diciendo aquello de “¿Un Vang Gogh?. ¿Qué entenderá ese de arte?. Envíale el váter.