lunes, 2 de abril de 2007

El café del Presidente

Que el presidente del Gobierno no sepa el precio de un café no me parece tan extraño. ¿Creen que habrá muchos cargos públicos, desde concejales hasta eurodiputados, que sepan lo que cuesta, en las urnas de cristal en que viven?.
Más, mucho más extraño me parece que en la cafetería del Congreso un café, a no ser que sea de una de esas inmundas máquinas, cueste 70 centimos.
¿Cómo lo hacen?. Lo digo porque deberían explicar tamaña obra de ingeniería financiera, a no ser que tengan una subvención por parte de la institución, cosa que me parecería cuando menos un tanto escandaloso.
Si no es así, si no tienen algún tipo de ayuda, rogaría a los adjudicatarios que se dediquen a dar conferencias por todo el país explicando la forma mágica que tienen para conseguir abaratar los precios de los productos.


No hay comentarios: