viernes, 10 de octubre de 2008

La crisis y los billetes

Los titulares no pueden ser más alarmistas, que el Ibex de Madrid se hunde, que el Cac de París cae, el Ftse de Londres lo mismo, en Moscú cierran la bolsa, Francfort con su Dax por los suelos y las de Nueva York y Tokio lo mismo. Pero después de estos desastres, que no sé porque creo que no es más que un culebrón como los de media tarde de las teles, resulta que no me entero que haya ningún sinvergüenza en la cárcel, no oigo que haya dimitido ningún directivo de ninguna parte y ni siquiera como en el 29 se ha tirado ningún dueño de empresa de ningún rascacielos. Es decir que los mismos siguen estando donde estaban y lo único es que la crisis esta está sirviendo para que las empresas puedan echar trabajadores por un tubo y sanear sus empresas a costa de despidos, mientras ellos siguen jugando al monopoli con el mundo.
Por cierto, y ahora que lo pienso, ¿y donde coño se mete todo ese dinero monopólico con el que juegan nuestros empresarios, directivos, ejecutivos y políticos? Si según la bolsa y la economía aquí no compra ni un alfiler nadie, ¿dónde está metido el dinero?
A lo mejor, o a lo peor, es que yo soy un inútil que no entiende absolutamente de nada, pero se me ocurre que a lo mejor sería una buena medida que el gobierno o los gobiernos decidieran cambiar el papel. Si estoy diciendo cambiar el papel material de los billetes, pero no sólo de los billetes cotidianos que usted y yo utilizamos para comprar medio kilo de melocotones, que ese está controlado por el frutero, sino también el de los grandes capitales que mantiene los billetes en grandes cajas de caudales de tamaño de habitaciones o aquellos que los trasladan a maravillosos paraísos fiscales en cualquier isla de dinero.
A ver si me explico, que el Gobierno, el Banco de España o quien puñetas sea decida que todos los billetes del país deben ser cambiados por un nuevo formato y que no se haga en los bancos los cambios, sino directamente el Banco de España billetito a billetito y con el control de la Agencia Tributaria. Si esto se hiciera los billetes lloverían como las aguas en una de las gotas frías.
- Tu estás loco.- Me dice un amigo al que le cuento esta idea.
Si, puede que yo esté loco, que sea un ignorante o un necio, pero no concibo que mientras millones de personas lo pasan muy mal otros vivan en la completa opulencia y se puedan permitir tener habitaciones llenas de billetes o cuentas de treinta o cuarenta cifras, intentando además convencernos de que son los salvadores del universo.
En este tema lo tengo bastante claro, si existe crisis y crisis gorda, la crisis debemos compartirla entre todos, todos debemos circular en el mismo sentido y si no a tomar por culo la bicicleta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que has escrito es una tonteria.

Antonio Barba dijo...

Anonimo me parece que has repetido algo que ya había escrito yo poniéndolo en voca de un amigo.
¿Donde está la novedad?.
La única diferencia es que yo he firmado.